Notice: A non well formed numeric value encountered in /home/enbuscad/public_html/wp-content/plugins/fusion-builder/shortcodes/fusion-gallery.php on line 164

En busca de lo inasible es la primera retrospectiva en Chile de la artista surrealista Susana Wald (1937) y la primera de estas características en sus ochenta y tres años.

El objetivo de la muestra es vincular a Susana con el territorio chileno y celebrar su aporte a la cultura nacional. En Chile, la artista desarrolló los cimientos de su identidad artística, pasando de su herencia como ceramista utilitaria a la creación de una obra plástica vinculada a principios surrealistas como el azar y el automatismo. Expuso de manera individual y colectiva y trabajó además como diseñadora en la Editorial Universitaria (1967-1970) donde realizó más de cien portadas, creó el logo de la mítica editorial Cormorán y aprendió un oficio que ejercería durante toda su vida. En efecto, junto al poeta Ludwig Zeller (1927-2019) fundó Casa de la Luna, primera de tres editoriales autogestionadas dedicadas a difundir el trabajo de artistas y escritores vinculados al surrealismo.

“La vejez me ha puesto más alegre. Tengo, me parece, una buena noción de mis limitaciones, pero esas son certezas, no ya dudas, y dentro del parámetro de estas limitaciones me siento más libre en lo creativo.”

Han pasado 50 años desde su última exposición individual en Chile y la intención de esta muestra es celebrar a la artista en vida. Lamentablemente, es frecuente el reconocimiento tardío de artistas que no se vincularon a un circuito artístico que los promocionara. Si a esto sumamos el componente cultural que omite a las mujeres de la historiografía, existe una gran deuda por investigar y promover a las creadoras. Un creciente interés por visibilizar testimonios de artistas ha aparecido con fuerza en los últimos años: exposiciones como “En busca de lo inasible” dedicada a Susana Wald debe incluirse dentro de este nuevo ánimo curatorial y destaca por celebrar en vida el trabajo creativo de la artista así como su aporte a la plástica nacional.

El título “En busca de lo inasible”, retrospectiva que se aloja entre julio y octubre del 2021 en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago, fue elegido por la artista y refiere a su preocupación por perseguir aquello que se nos escapa: mediante la práctica de principios del surrealismo y también basada en su propio testimonio, la artista presta atención a aspectos de su interior inconsciente y deja aparecer aquello que aloja en lo profundo de su experiencia.

El primer tiempo representa una esfera más “pública” de Susana Wald. Se hace énfasis en su compromiso con el surrealismo y su incansable labor como gestora del movimiento: ejemplares de las editoriales surrealistas que fundó junto a Ludwig Zeller se exhiben en la muestra. Se despliega además parte de su colaboración artística con el poeta, con quién creó a la par durante más de treinta años lo que denominaron “mirages”, especie de híbrido entre collage y dibujo. La colaboración es un rasgo fundamental de los surrealistas. Susana Wald eligió practicar el surrealismo como un modo de vida: en él priman la práctica de la libertad, el trabajo colaborativo, la atención especial al inconsciente y al erotismo, rasgos que sentaron desde los sesenta las bases de su identidad.

 El segundo tiempo remite a una esfera más íntima y más actual de la artista. Se sitúa desde la consciencia de su vejez como momento en que tiene tiempo para reflexionar y ahondar en el porqué de las cosas. Son obras que combinan un extenso trabajo psicológico que lleva a cabo desde hace más de 25 años y que se vincula con la psicología de C.G. Jung y su relectura de los arquetipos femeninos universales. Susana Wald ha encontrado allí un lenguaje que le ha permitido comprender muchas de las imágenes que veinte o treinta años antes realizó por intuición: es el caso de sus representaciones de huevos o la presencia de las espirales en sus pinturas. En muchas de sus obras, la artista aborda temáticas como la invisibilización de lo femenino dentro del contexto patriarcal, la revelación de figuras femeninas –arquetípicas e históricas- o la representación desinhibida de la sexualidad de las mujeres.

El tercer tiempo se vincula con el concepto de “doble condición” y aborda el contexto de producción que acompaña a las obras de Susana. Durante los sesenta años de producción artística, es en el período canadiense (1970-1994), entre sus 33 y 57 años, que notamos la mayor activación de los roles que debió cumplir: su labor a tiempo completo como docente; su gestión activa como editora de su editorial Oasis Publications; su práctica artística; su rol en el cuidado de sus tres hijos; su labor en lo doméstico; su rol como cónyuge. Susana Wald experimentó muchas veces con dificultad la exigencia de querer combinar su carrera con las expectativas asociadas a ser mujer durante la segunda mitad del siglo pasado. Esta temática se aborda al final del recorrido de la retrospectiva “En busca de lo inasible” y se ubica desde su producción visual como de la exhibición de su archivo personal, documentos de una naturaleza híbrida que son a la vez íntimos y técnicos.